Porchia y la poesía mínima. Reflexiones

El mundo de la poesía es muchas veces visto con los ojos del pasado más acérrimo, es decir bajo los ojos de Góngora, Paz o incluso los profesores de las academias. Si bien la poesía tiene reglas instauradas desde hace más de dos siglos, es preciso recordar que la motivación de la poesía, en gran medida, radica en un mundo más allá del terreno y del propio sentimiento que muchas veces es lo que la mayoría cree.

Así como en la narrativa constantemente se van rompiendo formas, en la poesía se van transformando métodos y conceptos. Una de esas transformaciones es la que percibimos en los poemas de autores como Jaime Sabinas u Antonio Porchia, del cual versaran están líneas por su economía en el uso del lenguaje con lo cual demuestra una increíble habilidad para encontrar en la más mínima palabra u oración un poema.

Porchia fue un poeta singular y en mis propias palabras brillante, pues acerca a sus lectores a grandes contenidos en pocas palabras, con ellos inscribiéndose a la corriente del Aforismo, pues sus poemas son “quizá […] una de las formas […] auténticas y profundas del diálogo con uno mismo; un diálogo crítico, despiadado, irónico, autoparódico.”[1] Por ejemplo en el poema; Quien me tiene de un hilo no es fuerte; lo fuerte es el hilo, vemos esa síntesis de pensamiento al que Porchia quería llegar más por una reflexión personal que por llegar a un sentido estético.

Si descomprimimos el poema en partes, nos percataremos que está compuesto por una negación y una afirmación, a su vez vemos que el protagonista por así decirlo del poema es el sustantivo hilo, ya que su intromisión en la primera parte es sólo para darle intensidad a la segunda. Otro detalle notable es que quien me tiene de un hilo es una configuración del dicho popular me traen de un hilo o me traen de un ala.

Quien me tiene de un hilo no es fuerte; lo fuerte es el hilo.

Lo que hace Porchia es tomar este dicho para así darle otro sentido, un sentido de poder pues por lo general se entiende por el dicho popular que la persona de la cual estamos enamorados, o que nos atrae mucho tiene la facilidad de tenernos en sus manos, sin embargo en el sentido de Antonio Porchia lo fuerte no es la persona en sí, si no la atracción que ésta ejerce; he aquí el sentido simbólico del hilo, el hilo es la atracción.

En conclusión la poesía que muchas veces no es considerada poesía, tiene mucho contenido. En este caso se nos pide dejar de idealizar a la persona para concentrarse en el móvil que nos atrae hacia ella.

[1]http://www.materialdelectura.unam.mx/index.php?option=com_content&task=view&id=286&Itemid=1&limit=1&limitstart=1

Antonio Porchia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s